jueves, 30 de marzo de 2017

Educación, Cerebros y Pantallas

La urgencia social de una nueva educación para el siglo XXI


Por Mgter. Lic. Gustavo de Elorza Feldborg



“Para alcanzar la verdad, es necesario, una vez en la vida,
desprenderse de todas las ideas recibidas, y
reconstruir de nuevo y desde los cimientos
todo nuestro sistema de conocimientos”.
René Descartes (1596-1650)

La Argentina de estos días, viene según la expresión de los medios, atravesando muchas dificultades, pero de todas ellas, quizás la que más nos debería llamar la atención, es la relacionada con la dimensión educativa y no sólo, en lo referido a los paros docentes y a los enfrentamientos entre los gremios representativos y gobierno tanto en la esfera nacional como provincial, en una puja por la recomposición salarial, sino también, y creo que lo más importante, que debería ser una preocupación futura en los nuevos reclamos, es atender un tema que a la fecha no se le ha prestado la importancia necesaria, y me refiero, específicamente a la calidad educativa.

Está claro que el reclamo que los docentes vienen realizando, es un reclamo justo, sobre todo cuando se analiza la pérdida del poder adquisitivo como resultado de la erosión inflacionaria de los últimos años, que le produjo a los bolsillos de los educadores.

Es bien sabido y nadie debería ignorar, que la labor docente, debería ser una de las profesiones que mejor salario tenga, porque está en la educación, el avance o regresión de una sociedad; sin embargo, no es la única variable que afecta la calidad educativa, porque si sólo se resolviera con dar el aumento en cuestión y destrabando la base del conflicto, veremos, que tampoco podemos decir, que hemos alcanzado lo pretendido.-

Creo que todavía estamos a una gran distancia de alcanzarla, sobre todo, si no tenemos en cuenta factores que deberemos enfrentar y atender casi con los cuidados de una terapia intensiva, ya que lo que se debe intentar salvar es el futuro de varias generaciones que vienen pagando los costos de una educación deficitaria; y de la cual, hemos podido observar, en los resultados obtenidos en el operativo evaluativo APRENDER; dónde más allá de ciertos y parcializados recortes metodológicos, dan una muestra clara de las habilidades y competencias, que los estudiantes de la Argentina no han alcanzado a desarrollar, a pesar, que pasaron 12 años por distintas instituciones escolares, con cambios en los contenidos académicos, y en sus metodologías, mucho de esto no alcanzaron la meta propuesta, sin contar que los últimos años la inversión educativa era la más alta de todos los tiempos.

Estas habilidades y competencias básicas obtenidas en parte del operativo APRENDER, y que sirven como antecedente, de cómo estamos y deberían orientarnos, hacia dónde vamos, anticipan que la relación cognitiva, laboral, social y ciudadana, está altamente comprometida, en relación al desarrollo con el futuro a corto y largo plazo, donde la disrupción, la inmersión en los nuevos territorios digitales, innovación y el uso de la inteligencia artificial serán la moneda corriente.

Cuando intentamos analizar qué es lo que está sucediendo con la educación en la República Argentina, parece increíble que en los últimos 30 años y luego de pertenecer a un selecto ranking educativo, donde ostentábamos una de las mejores educaciones del mundo, hoy nos encontramos en un laberinto, de las no respuestas ni soluciones, que sólo agravan y comprometen, cada vez más, la única llave que abre y crea las posibilidades para que las personas formen parte de un mundo, cada vez más justo, globalizado, interactivo e interconectado, diluyendo, el valor más esencial de toda sociedad, como lo es la educación.

Ante la posibilidad de que ocurra, el tan anhelado deseo de encontrar una solución a las discusiones más elementales, y más allá de corregir los salarios, infraestructura escolar, condiciones laborales y refundación de un nuevo pacto educativo (gobiernos, padres, docentes, estudiantes y escuela), observable en los sistemas educativos que funcionan, deberíamos entonces empezar a ocuparnos de las cuestiones que pueden devolver a la Argentina a posicionarse como uno de los mejores sistemas educativos del mundo; cabe entonces hacernos la pregunta inevitable sobre, qué educación queremos?.

Para ello, debemos considerar que ya hemos avanzado lo suficiente en el siglo XXI, y que no podemos seguir ignorando el impacto de las nuevas tecnologías, y como estas, están traccionando a todas las esferas sociales a renovar su funcionamiento, demandando nuevas lógicas de análisis y trabajo, por lo cual y priorizando a esta cuestión, la educación no puede permanecer, como lo ha hecho durante estos últimos 200 años, como si viviésemos en la utopía de un mundo inmóvil. Por lo cual, debemos terminar con el discurso fundamentado en la construcción de una realidad simulada y salir de esta ficción educativa, para ver con ojos de realidad pero aumentada, intentando responder ¿qué tipo de respuestas y políticas educativas propondremos para la educación en la Argentina del S.XXI?

“Los tiempos están cambiando”, ya lo decía Bob Dylan en 1964. Hoy nos toca vivir en múltiples sociedades, las cuales se encuentran en constante cambio, y donde estos cambios están afectando a lo social, creando de esta forma una complejidad que nos obliga a estudiar y comprender este nuevo mundo en el cual debemos estar más atentos a la realidad que nos rodea.

La era del conocimiento que viene desarrollándose y que se manifiesta por la presencia de pantallas, sumado a las últimas investigaciones en relación al funcionamiento de nuestros cerebros, nos somete a una pregunta crucial, y es ¿Cómo están siendo educados nuestros alumnos?, tanto en los ámbitos de la vida familiar, como de la escolar.

Hoy ya podemos afirmar que educar sin tener en cuenta cómo aprende un cerebro que aprende, nos conducirá a seguir repitiendo errores y a obtener los pésimos resultados alcanzados por los operativos de evaluación nacional e internacional. Además de afectar el futuro de las próximas generaciones, con métodos de enseñanza ineficaz y altamente incompatible con la nueva dieta cognitiva que requieren nuestros niños, esto llevará a que la Argentina, se aleje más y con ella a los estudiantes del mundo, convirtiéndonos, posiblemente, en una caja cerrada, donde muy pocos puedan llegar a interactuar con éxito en su relación con la inteligencia colectiva, como nuevo soporte del conocimiento en los tiempos que se avecinan.

Ante los avances mencionados, la educación debe actuar frente al uso de las tecnologías, dado que existe un problema no menor, que debemos resolver educativamente en el corto plazo, y que compromete el desarrollo de nuestro cerebro. El mismo se ubica en relación al desarrollo de las nuevas tecnologías digitales y en especial a la adicción de las Redes Sociales, muchas veces éstas promueven la activación del sistema de recompensa de nuestro cerebro, estamos construyendo un tipo de sociedad que convierte la vida de la gente, en un espectáculo, y donde todo el mundo quiere ser visible a cualquier precio. Esto se ha facilitado, gracias a las carencias cognitivas presentes en nuestra educación, que muchas veces y por la falta de capacitación, en el uso de estas redes sociales, determinen que las mismas se usen mayoritariamente para “entretener” y no para “pensar”, desplazando así nuevas formas de adquisición de conocimientos, dónde este último pueda ser leído, debatido y pensado para el enriquecimiento de todos.

Claro está, que la educación de nuestros días, manifiesta una ausencia en el arte de pensar, fortaleciendo y allanando el camino para el secuestro de nuestro cerebro, entretenidos por la artificialidad de las seudo vidas y acciones humanas, compartidas y exhibidas en red, donde las nuevas tendencias, intentan hacernos creer que quien no está en la red, no tiene vida, no pertenece a nada, no tiene identidad.

En la actualidad del siglo XXI, las dimensiones de tiempo y espacio, muchas veces transcurren en exponernos a la interacción con las pantallas, sin las pautas que nos brinda una educación “crítica”, por lo tanto, las subjetividades de los individuos, cuyo sentido muchas veces transcurre por alcanzar un pico de rating de aceptación en esta nueva sociedad que se manifiesta en una suerte de “aplauso digital”, y que consagra al que obtiene más “Me Gusta”, convirtiéndolo en un “alguien”, para el resto de la Red.

Hoy nos toca transitar y vivir esta nueva sociedad, de la cual no podemos desconectarnos, por lo tanto, debemos aprovechar esta oportunidad que se nos presenta, como una enorme posibilidad de “repensar el cambio educativo”, basado en nuestros conocimientos, actitudes, perseverancia y sobre todo, por el desarrollo de políticas educativas que transciendan a cualquier gobierno.

De esta forma, tendremos la posibilidad de revertir la “crisis educativa”, la cual hoy podemos observarla, lamentablemente, como un intento de responder a los nuevos desafíos, con estrategias que visten y ostentan lo obsoleto, en una moda de lo ridículo y adornada de lo ineficaz.

Debemos crear espacios, que instalen y faciliten el debate postergado en la Argentina, sobre ¿cómo pensar una educación de calidad?, ¿cómo incluir a las nuevas tecnologías con sentido educativo y con sentido crítico?, ¿cómo desarrollar estrategias educativas basadas en el funcionamiento del cerebro?; todo ello, dentro de los aportes que hoy nos brinda la Neuroeducación, sabiendo que la única tarea de nuestro cerebro es “aprender”.

Por lo tanto, sólo resta entender, que la educación, no es producto de gobiernos, ni pensamientos individuales, sino de un compromiso social, dónde todos, en el lugar en que estemos, contribuyamos a crearla y defenderla.


Fecha de publicación: 27 de Marzo de 2017 - Diario La Capital, ciudad de Mar del Plata, Bs. As. -Argentina


http://www.lacapitalmdp.com/educacion-cerebros-y-pantallas-la-urgencia-social-de-una-nueva-educacion-para-el-siglo-xxi/

domingo, 29 de mayo de 2016

El desafío de la educación es cambiar la actitud de las personas


Publicado por Diario La Capital, ciudad de Mar del Plata, 29 de mayo de 2016.



El Mg. Lic. Gustavo de Elorza Feldborg será el encargado de inaugurar la séptima edición del Congreso Internacional Edutic 2016, a realizarse en Santa Cruz de la Sierra - Bolivia.
“El desafío de la educación es poder comprender que su futuro no depende tanto de estructuras o contenidos curriculares, sino de cambio de actitud en las personas”. Así lo entiende Gustavo de Elorza Feldborg, magister en Educación, quien desde hace años trabaja en la línea de investigación doctoral sobre “Crisis de la Educación en el siglo XXI y la necesidad de un nuevo Modelo Neuro-Tecno-Cognitivo-Digital”. El marplatense será el encargado de inaugurar el 7° Congreso Internacional Edutic 2016, que se llevará a cabo del 8 al 10 de septiembre en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.
“El centro de esta transformación que estamos experimentando en esta revolución en marcha se encuentra en dos pilares claves”, explicó Elorza a LA CAPITAL. Entonces enumeró que por un lado está el desarrollo de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, cuya principal característica es su utilización como herramienta de mediación tecnológica para la generación y construcción de conocimientos. Y por el otro, con las investigaciones y el desarrollo de aportes que hoy las neurociencias y en especial, la neuroeducación suman al concepto de mediación didáctica – pedagógica dentro del campo educativo.
En su conferencia realizará distintos aportes y sus primeras conclusiones sobre este tema “tan controvesial y alarmante para los tiempos que corren”. En este sentido expresó: “Es uno de los ejes que mayor preocupación ha despertado en las últimas décadas debido a la falta de respuestas concretas ante los resultados evidentes de las nuevas generaciones, con el agravado manifiesto en los ingresos a las universidades y en los escenarios del campo laboral”.
Cabe destacar que el congreso es organizado por El Centro de Extensión Cultural Academias Previale (Uruguay), La consultora Educación (Bolivia) y el portal educativo de Aprendizaje Interactivo (Argentina).
Entre los aspectos investigados y trabajados por el profesor de Elorza Feldborg en el área de las problemáticas abordadas, se citan algunos de los aportes y conclusiones sobre los que disertará: La dificultad que hoy presenta el actual sistema educativo, basado en la implementación de perspectivas que tienen como eje la memoria, la repetición y el grado de abordajes de los contenidos, sin una integración inter y transdisciplinaria. La urgente necesidad de un nuevo rol docente, posicionados hoy en día en la mera transmisión de contenidos, muchas veces carentes de sentido y significado de apliacabilidad en la vida real estudiantil. La falta de capacitación docente y de equipos directivos en el desarrollo de competencias, con verdadero sentido didáctico-pedagógico. La necesidad de prácticas educativas y el desarrollo de diseños curriculares basados en los aportes que hoy nos brindan la neurociencia cognitiva. La construcción de un nuevo ecosistema educativo, bajo la construcción de un modelo neuro-tecno-cognitivo-digital, con fines a potenciar los procesos de enseñanza ? aprendizaje y con participación de todos los actores institucionales que conforman hoy la educación.Las nuevas demandas educativas insatisfechas en el perfil educativo de los egresados de los niveles secundarios y / o universitarios.
Para el profesor, una educación que intente promover la inclusión tecnológica, “debe organizar los contenidos básicos en función de que los sujetos puedan adquirir los conocimientos, realizar las acciones que los involucre y superar las brechas digital y cerebral que hoy distancia a generaciones, generando el analfabetismo digital – informacional, que podemos observar por medio de una emergente tercer brecha que denominamos brecha edugeneracional”.

Desconexión

Una de las cuestiones que se intentará presentar en esta disertación, tiene que ver que en la actualidad la escuela en muchos casos se encuentra desconectada de la realidad, del afuera de la sociedad que la rodea. “Los estudiantes pasan mucho tiempo en conexión a través de dispositivos mediadores y con formas mediacionales que están y han cambiado la lógica de la escuela tradicional. Esta hoy no puede llegar a dar respuesta y mucho menos producir la focalización de los procesos de atención, procesamiento, registro, conservación y evocación de información y conocimientos, ya que en su gran mayoría los docentes no están capacitados en aportes básicos que nos brinda la neuroeducación”, explicó.
Es de destacar que las investigaciones del profesor Gustavo de Elorza Feldborg, hacen foco en lo que manifiesta al principio, que el desafío de la educación, es poder hacer comprender que el futuro de la misma no depende tanto de estructuras o contenidos curriculares, sino de cambio de “actitud en las personas”. Por lo tanto, quedará en cada docente e institución la decisión de formar parte de esta nueva “cultura informacional” en un siglo que podemos denominar: “siglo de la neurociencia”, en el que se incluyan el desarrollo y puesta en práctica de estas “competencias digitales”, con un fuerte basamento de la relación cerebro – aprendizaje.

martes, 22 de marzo de 2016

La Renovación Tecnológica, una oportunidad de reducir la brecha Tecno-Pedagógica en la educación privada

Por Prof. Mgter. Gustavo de Elorza Feldborg


Ha sido noticia la aprobación por el Consejo Consultivo de la DIEPREGEP, que los colegios privados puedan establecer una cuota anual para lo que se ha dado en llamar “Renovación Tecnológica”.-
La pregunta que obligatoriamente debemos hacernos es pensar en cuáles son las virtudes – si es que existen – en hacer efectiva esta incorporación o redunda en perjuicio para los estudiantes, pero en primer término en los padres, que son sobre quienes pesan el pago de las cuotas escolares.-
Desde la inserción del uso de las tecnologías en el ámbito educativo, sin perjuicio, de su transversabilidad a otros escenarios de esta sociedad glocal-tecnológica, han sido desde el ámbito educativo, el que mayor importancia pareciera tener, atento que desde allí parte la construcción de una sociedad equitativa.-
Por ello, y a partir del plan estatal de Conectar Igualdad, más allá de las potencialidades y deficiencias que el mismo ha tenido, ha sido celebrado por gran parte del ámbito educativo y por supuesto de los actores, principalmente de los estudiantes, que veían que la actividad cotidiana que realizaban en sus hogares, ahora se trasladaba a la escuela.-
Sin embargo, este plan con su finalidad a la implementación sin costo alguno para las escuelas públicas, fue visto como discriminatorio para el espectro de los que asisten a escuelas privadas, puesto que la selección entre una y otra, no solo puede verse por factores económicos, sino mas bien, por el cuestionamiento de la calidad educativa tan criticada y cuestionada de las primeras.-
Y es sobre el pilar fundamental de la igualdad de derechos, que esta decisión consultiva sienta sus bases, a fin de que la tan visible brecha digital, no se incremente en esta diferenciación de carácter público o privado, sino que todos los que forman parte de un ámbito educativo sea cual fuere, tenga las mismas posibilidades de acceder a una educación de calidad, porque cuenta con las herramientas que el mundo demanda para vivir en una sociedad cada vez más globalizada e interconectada.
Es sobre estos últimos conceptos que no nos queda sino ponderar esta decisión, porque permite aumentar la eficacia y eficiencia de las conexiones a Internet, mejorando la conectividad en la escuela, dado que ello se requiere para desarrollarse en un futuro próximo en una sociedad organizada y constituida por las nuevas tecnológicas.-
Hoy no podemos concebir una escuela sin recursos tecnológicos, sin equipamiento informático, puesto que ello impedirá la creación de proyectos educativos basados en la implementación de nuevos escenarios educativos digitales, como son los entornos virtuales de enseñanza-aprendizaje; negar ello, es abortar el futuro de nuestros estudiantes, porque le quitaremos la chance de estar preparados para una sociedad que cada día crea un mundo más conectado, que cuente con competencias que necesariamente se adquieren a través de intercambios interculturales.
La renovación tecnológica, permitirá que la escuela cuente con nuevos equipamientos, logrando reducir la brecha tecno-pedagógica, es decir, los medios digitales son excelentes aliados de la educación cuando estos son usados con carácter pedagógico, ya que son una expresión y un medio a su vez de vehiculizar la comprensión de lo abstracto, y a su vez, los medios tecnológicos permiten desarrollar las competencias digitales que nuestros estudiantes requieren para su desarrollo próximo en esta nueva sociedad, cada vez más, interconectada.
No podemos pensar en igualdad de derechos y oportunidades si no le ofrecemos a los jóvenes un espacio donde les permita desarrollarse y crecer en conocimientos, pero tampoco podemos hablar de igualdad de derechos y oportunidades, si el ámbito educativo no tiene los medios económicos para hacerlo; por ello, creemos que la implementación del aumento de la cuota, debe entenderse como un compromiso entre escuela y padres, cuya finalidad es empoderar a la misma para que los estudiantes que egresen, cuenten con las mismas herramientas que los del ámbito público.
Hoy no podemos pensar en una escuela sin equipamiento informático, que permita la expresión digital y la construcción y exploración de los nuevos territorios digitales de este siglo XXI, donde los jóvenes se mueven en lo cotidiano.
La escuela necesita conectarse con la realidad, y la forma de lograr ese acercamiento es contar con los medios digitales y conectividad, la cual les permita enfocar una nueva forma de educar y esto se logra adoptando una mirada sensible a los tiempos que corren y que demanda, nuevos equipamientos, para adquirir nuevas competencias, para que los estudiantes a la hora de egresar no se encuentren en un estado de vulnerabilidad por no haber contado con una educación que la a hora de pensar en ello, solo se ocupo de acompañarlos en el transito educativo, pero no, y creemos lo más importante, en su calidad.-
Necesitamos escuelas con equipamientos, no importa si es de gestión pública o privada, porque la educación no admite estas diferencias, la educación es una sola, y es un derecho constitucional, que debe ser garantizada con todos los recursos que le brinda un estado y un empresariado privado, garantista de igualdad derechos y oportunidades.-

sábado, 17 de octubre de 2015

Los Nuevos Territorios Digitales en el siglo XXI


Por Mgter. Lic. Gustavo de Elorza Feldborg

Durante los últimos años hemos observado cómo los avances de la tecnología han impactado en nosotros, modificando la forma de pensar y hacer de nuestra sociedad; como así también la redefinición de las variables de espacio físico y  tiempo, los cuales eran concebidos como absolutos, pero que últimamente toman carácter en términos de lo relativo.

En cuanto a la aparición de nuevos territorios digitales construidos por las nuevas tecnologías, estos vienen desarrollando modificaciones de las prácticas sociales a partir de la virtualidad, los cuales se producen en respuesta a los nuevos consumos culturales.

La educación, no es ajena a esta realidad, por lo tanto y con miras a desarrollar modelos más acorde a las necesidades que este nuevo siglo nos demanda, intenta gestionar algunos cambios estructurales en el sistema educativo que le permitan comenzar a plantear y sentar las nuevas bases de una educación que contemple la creación de ambientes de aprendizaje, y que faciliten conectar la escuela con la realidad; para ello es necesario nuevas miradas que integren  lo pedagógico, con fuertes andamiajes mediacionales didácticos entre la realidad física y la digital, sumando de esta forma respuestas que hoy surgen de la demanda social.

En la actualidad, todavía seguimos asistiendo a propuestas educativas polarizadas por cuestiones que resultan del encuentro de distintas generaciones concebidas en culturas conocidas como ON-OFF, es decir generaciones que se formaron en una cultura OFF, siglo XX de forma tradicional y otra generación ON, que se está formando en este siglo XXI;  la cual se encuentra vinculada a usos más masivos de dispositivos digitales. Los resultados en su gran mayoría derivan en encuentros que hoy se precipitan potenciando, la aparición de brechas comunicacionales, artefactuales, simbólicas  y edu-generacionales.

Por lo tanto es importante que los docentes se cuestionen hoy dos situaciones: por un lado el sentido educativo en la incorporación de las TIC  y por el otro el valor en el uso de las TIC en la escuela. Los docentes debieran entonces comenzar a transitar procesos de investigación de su propia práctica educativa, acorde a los nuevos contextos brindados por estos nuevos territorios y con ambientes didácticos que estimulen y promuevan nuevas formas de enseñar y de aprender.

De esta forma, son  los educadores los que deben emprender el camino para el  desarrollo e implementación de competencias digitales y adecuarse a los nuevos escenarios que se presentan actualmente; realizando una mirada prospectiva de manera que se puedan visualizar escenarios futuros.

Bajo estas premisas se ha desarrollado un modelo tecno - pedagógico que propone la puesta en práctica de un modelo de enseñanza - aprendizaje en contexto de virtualidad, el cual permite ejercitar un nuevo  rol docente acorde a las demandas de este nuevo siglo. 
Este modelo propone entonces el aprovechamiento de las destrezas digitales de nuestros estudiantes, promoviendo la generación de espacios comunicacionales de interacción y colaboración para el fortalecimiento de las estrategias de aprendizaje en entornos multimediales,  que trasciendan las barreras de tiempo y espacio, potenciando así nuevas formas de transmitir y construir el conocimiento.

lunes, 28 de septiembre de 2015

Mediaciones didácticas digitales y su impacto en nuestro Cerebro


por Prof. Mg. Gustavo de Elorza Feldborg

Ponencia presentada en el 6to. Congreso EDUTIC 2015 - Chacabuco - Bs. As. -  Argentina

“Enseñar sin saber cómo funciona el cerebro es como querer diseñar un guante sin nunca haber visto una mano”

Leslie Hart

La sociedad de la información y del conocimiento vive el desarrollo de las innovaciones, que en palabras de Palamidessi (2006), sostiene que la denominada “Revolución Tecnológica impulsa procesos globalizadores en la economía, mundialización de las comunicaciones y digitalización de la cultura”.  A partir de esto, otras categorías de espacio y tiempo ordenan la vida de las comunidades que se enfrentan a desafíos constantes para responder a los cambios en algunos sectores que conforman la vida en sociedad (trabajo, educación, política, economía).
El centro de esta transformación que estamos experimentando en esta revolución en marcha, se encuentra en dos pilares claves, por un lado el desarrollo de las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación, cuya principal característica es su utilización como herramienta de mediación tecnológica para la generación y construcción  de conocimientos, y por el otro nos encontramos con investigaciones y el desarrollo de aportes que hoy las neurociencias y en especial la Neuroeducación suman al concepto de mediación didáctica – pedagógica dentro del campo educativo.
Estos contextos de escenarios con soporte en lo virtual, requieren de innovación y creatividad casi inmediata. Para ello creemos en la teoría sociocultural, en la que la conformación de nuestra mente – cerebro cambia gracias a la utilización – exposición de mediaciones, ya sea por la intervención de acciones que utilizan diversas herramientas físicas como simbólicas, las cuales modifican las operaciones mentales a través de la creación y configuración de nuevas redes neuronales, los cuales podemos identificar como esquemas de conocimiento.
La revolución digital – que se caracteriza por el desarrollo de las nuevas tecnologías – con expresión en un mundo de pantallas en su rol de mediadores digitales visuales, han  dado lugar a otros lenguajes  y formas de establecer los procesos comunicativos, donde los entornos resultantes demandan de los docentes nuevas competencias digitales y según Rheingold (2002):las oportunidades más poderosas para el progreso del proceso de enseñar y aprender, no están en las tecnologías electrónicas sino en las prácticas sociales”. 
Por ende, los procesos de enseñanza – aprendizaje que se den en la escuela secundaria, según Prieto Castillo deben ser capaz de promover y acompañar el aprendizaje en estos nuevos escenarios culturales, sociales y tecnológicos que experimentan los jóvenes, a la vez de habilitar nuevas respuestas tan necesarias hoy en día como es la necesidad de un cambio en el modelo educativo, en cual se integren los aportes que en la actualidad nos brinda la Neuroeducación, es decir un modelo centrado en el desarrollo de competencias, donde prima el saber hacer y al que hemos denominamos como modelo NEURO-TECNO-PEDAGOGICO-DIGITAL.
Una educación que intente promover  la inclusión tecnológica, debe organizar los contenidos básicos en función de que los sujetos puedan adquirir los conocimientos, realizar las acciones que los involucre y superar las brechas digital y cerebral que hoy distancia a generaciones, donde su consecuencia inmediata: el analfabetismo digital – informacional, que podemos observar por medio de una tercer brecha que denominamos brecha edugeneracional.
Internet no solo está transformando todas las dimensiones sociales, espaciales y temporales, sino que además hoy la nube se encuentra alterando nuestro cerebro. Hoy podemos percibir que la exposición a herramientas de mediación tecnológica, sumado a la construcción de acciones de mediación didáctica que utilizan diversas posibilidades que los instrumentos digitales brindan, fortalecen y construyen nuevos circuitos neuronales. Por lo tanto hoy Internet puede convertirse en un aliado de la educación, en la cual se logre atenuar la degradación de la mente provocada  por el avance de la edad en las personas. En este sentido y siguiendo a (Gary Small, 2010), podemos decir que esto ocurre sólo cuando tenemos un uso moderado y equilibrado de esta tecnología, ya que la sobreexposición a las mediaciones tecnológicas tienen un efecto nocivo para nuestro sistema neuronal.
En cuanto al rol docente y en especial a la generación de materiales didácticos con expresión en lo digital, debemos conocer de qué manera nuestro cerebro trabaja y cuáles son las mediaciones que necesitamos para facilitar por medio de un andamiaje  dotar a los dispositivos neuro-tecno-pedagógicos-digitales para que cumplan su función estratégica de favorecer la construcción de conocimientos  sin infoxicar a nuestros estudiantes, y mucho menos llevarlos a extremos de saturación cognitiva por el exceso de respuesta de nuestros sentidos al medio ambiente como mediador y contextualizador.
En el terreno de las mediaciones didácticas, los docentes son agentes de transformación, tanto en las influencias que ejercen desde las posturas teóricas, como así también desde las prácticas que desarrollan. Por lo tanto su formación, su capacitación  y el desarrollo de sus competencias para el desarrollo de procesos educativos innovativos reales y con un gran impacto en la dimensión de construcción de conocimientos, deben buscar anclar sus prácticas en las bases sólidas de aportes e investigaciones que alumbran el camino de la cognición bajo el faro de Neuroeducación.
Una de las cuestiones que intentamos presentar en esta ponencia, tiene que ver que en la actualidad la escuela en muchos casos se encuentra desconectada de la realidad del afuera de la sociedad que la rodea.  Los estudiantes pasan mucho tiempo en conexión a través de dispositivos mediadores y con formas mediacionales que están y han cambiado la lógica que la escuela tradicional, está hoy  no puede llegar a dar respuesta y mucho menos producir la focalización de los procesos de atención, procesamiento, registro, conservación y evocación de información y conocimientos, ya que en su gran mayoría los docentes no están capacitados en aportes básicos que nos brinda la Neuroeducación.
Los jóvenes y las nuevas tecnologías

Esta construcción de la que estamos hablando, es precisamente por el uso y la aproximación de los jóvenes a ellas; ellos aprenden a utilizarlas en la cotidianeidad, por ensayo y error, desde el juego, a diferencia de muchos adultos, ellos entienden rápidamente el idioma y se manejan con soltura en las redes, como dicen Jesús Martín  Barbero y Germán Rey (1999), están dotados de lo que ellos llaman:
"plasticidad neuronal y elasticidad cultural".
La utilización de las mismas, tiene que ver con un símbolo de pertenencia de ciertos grupos, es decir, más allá de la facilidad de su uso, hay una especie de estímulo a usarlas por ser fuente de diferenciación social; el uso de la amplia gama de medios y aparatos hablan de la capacidad que tienen de hacerlo al mismo tiempo entendida y denominada como "multitarea", este concepto desde la neurociencia se lo conoce como “alternancia continua de la atención”.
Siempre pensando en esta construcción, es importante analizarla en el marco de la cultura y la sociedad donde los estudiantes se desarrollan, es decir, las mismas se llevan a cabo en otros contextos diferentes del escolar y nosotros nos relacionamos con ellas también en otros ámbitos; ellos nos permitirá entender que al tener en cuenta la dimensión social, cultural e histórica de los cambios que se viven,  las tecnologías son un cambio social profundo y estructural en las formas de conceptualizar y  concebir al mundo en que vivimos, y en las formas de acceder, aprender y conocerlo. Teniendo en cuenta ello, tendremos elementos nuevos para repensar nuestros supuestos pedagógicos y las decisiones sobre qué, para qué, por qué y cómo, que guían la inclusión de las TIC en la enseñanza.
Podemos concluir entonces, que esta autonomía de los alumnos respecto de la institución escolar, consecuencia del uso de las TIC, va creciendo y a pesar que puede llegar hacer un atributo de la minoría, ello no le quita la importancia ni el mérito, pero sí generará que sólo los docentes que posean una cultura informacional podrán interactuar con ellos.
Volviendo a lo que decíamos al comienzo que el desafío de la educación, es poder comprender que el futuro de la misma no depende tanto de estructuras o contenidos curriculares, sino de cambio en las “actitudes de las personas”, quedará en cada docente e institución la decisión de formar parte de esta nueva “cultura informacional” en un siglo que podemos denominar como el siglo de la neurociencia, en el que se incluyan el desarrollo y puesta en práctica de estas “competencias digitales”, con un fuerte basamento de la relación entre cerebro y aprendizaje.

Referencias bibliográficas

Alfonso Gutiérrez, M. (2003). Alfabetización Digital, Algo más que ratones y teclas.   Barcelona: Gedisa.
Batista, M. (2007). Tecnologías de la información y la comunicación en la escuela:   trazos, claves y oportunidades para su integración pedagógica. Buenos Aires: Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación.
Becerra, M. (2003). Sociedad de la información: proyecto, convergencia, divergencia. Buenos Aires: Norma.
Buckingham, D. (2005). Educación en medios. Alfabetización, aprendizaje y cultura contemporánea. Barcelona: Paidós.
Burbules, N. y Callister, T. (2001). Educación: riesgos y promesas de las nuevas tecnologías de la información. Buenos Aires: Granica.
Bruner, J. (1997). La educación, puerta de la cultura. Madrid: Aprendizaje – Visor.
Cabero Almenara, J. (2007). Nuevas Tecnologías aplicadas a la educación. Madrid: Mc Graw Hill.
del Rey, A. (2012). Las competencias en la escuela. Buenos Aires: Paidós.
García Aretio, L. (2007). De la educación a distancia a la educación virtual. Barcelona: Ariel.
Martin Barbero, J. (2002). Tecnicidades, identidades, alteridades: des-ubicaciones y opacidad de la comunicación en el nuevo siglo. México: OEI.
Morin, E. (1999). Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. Paris: Unesco.
Palamidessi, M. (2006). La escuela en la sociedad de redes. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.
Pérez Lindo, A. (2012). Competencias docentes para el siglo XXI. Buenos Aires: Tinta fresca.
Pérez Tornero, J. (2000). Las escuelas y la enseñanza en la sociedad de la información, en Pérez Tornero, J. (comp.). Comunicación y educación en la sociedad de la información. Barcelona: Paidós.
Perkins, D. (1995).  La escuela inteligente. Madrid: Gedisa.
Piscitelli, A. (2002). Ciberculturas 2.0: en la era de las máquinas inteligentes. Buenos Aires: Paidós.
Piscitelli, A. (2009).  Nativos Digitales: dieta cognitiva, inteligencia colectiva y arquitectura de la participación. Buenos Aires: Santillana.
Prieta Castillo, D. (1996). La enseñanza en la universidad. Bs. As: UNLA
Rheingold, H. (2002).  Multitudes inteligentes. Barcelona: Gedisa.
Salomón, G. (1992). Las diversas influencias de la tecnología educativa en el desarrollo de la mente. Madrid: Infancia y Aprendizaje nro. 58.
Sancho G. (1994). Para una tecnología educativa. Barcelona: Horsori.
Siemens, G. (2010). Conociendo al conocimiento. Madrid: Nodos Ele.
Sartori, G. (1998). Homo videns. La sociedad teledirigida. Buenos Aires: Taurus.
Vygotsky, L. (1978). El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. Barcelona: Crítica.
Zanoni, L. (2008). El imperio digital: el nuevo paradigma de la comunicación 2.0. Buenos Aires: Ediciones B.

domingo, 21 de junio de 2015

XXIII Encuentro de Educadores 2015 - Misión Futuro

Presentación de la ponencia: La tensión intergeneracional educativa, ante los nuevos escenarios virtuales del Siglo XXI

 

Por Mg. Gustavo de Elorza Feldborg


El día 19 de junio, compartimos junto al Prof. Esp. Ruben Pili una excelente conferencia en el Encuentro de Educadores organizado por Misión Futuro que se desarrolló en la ciudad de Tandil.
A partir de nuestro trabajo “La tensión intergeneracional educativa ante los nuevos escenarios virtuales del siglo XXI”,  presentamos a los docentes asistentes parte de la investigación que venimos desarrollando desde hace varios años a partir del trabajo con Directivos y Docentes de gran cantidad de Instituciones de la ciudad. Compartimos también algunas propuestas educativas intervenidas por las nuevas tecnologías que hemos puesto en práctica en el Instituto Educativo Julio Cortazar (Nivel Primario), en el Colegio Modelo Isaac Newton (Nivel Secundario) y el Instituto Yumbel (Nivel Superior) basadas en modelos de autoría propia que serán material de próximas publicaciones. 
Uno de los puntos a destacar, fue la presentación de la Arquitectura de un dispositivo Tecno-Pedagógico de enseñanza, para el desarrollo de intervenciones
educativas en línea creada por el Mg. Gustavo de Elorza Feldborg en marzo de 2014. 





El público se mostró muy interesado y participativo durante las dos horas que duró la conferencia, la cual culminó con una larga lista de preguntas respecto de los trabajos desarrollados. La motivación de los asistentes, el interés de la temática abordada y los excelentes comentarios recibidos al finalizar la charla han sido del agrado de los organizadores, quienes nos convocaron para el próximo Encuentro de Educadores que se desarrollará del 18 al 20 de noviembre en la ciudad de Mar del Plata.
Hago llegar mi más sincero agradecimiento a las autoridades de Misión Futuro por la reciente convocatoria, al igual que a la familia, colegas y amigos por el acompañamiento permanente.












lunes, 8 de junio de 2015

¿Estamos todos conectados al siglo XXI?

por Mg. Gustavo de Elorza Feldborg

Mucho se habla del desarrollo de Internet, sobre todo en este siglo XXI que venimos transitando. Es verdad que Internet o la Nube como se está dando a conocer hoy en día esta gigantesca red, esta atravesando todas las esferas de la sociedad, se cual sea la que nos toque vivir, lo cierto es que en el desarrollo de las dimensiones tecnológicas, comunicativas y sociales pareciera que no todos alcanzamos los beneficios que esta red nos ofrece. Te invito entonces a escuchar este Podcast que responde a la pregunta que nos planteamos...